Edición N°53

  • El ataque coordinado contra el Capitolio por un grupo de insurrectos fue un día oscuro para la democracia de los EE. UU que reverberó en el mundo. No fue una protesta protegida por la Primera Enmienda de la Constitución americana. No fue un mitin político. Fue un acto de sedición y traición. Desde que los británicos incendiaron la Casa Blanca en 1814, no habíamos visto la profanación de una institución del gobierno americano de una manera tan atroz.

    • Luego de un largo año de experimentar un fenómeno mundial casi sin precedentes, muchos fuimos los optimistas en sus comienzos al pensar que llegaría finalmente la revolución del e-learning. Pero no fue así. Mucho de lo que fuimos viviendo con nuestros hijos, alumnos, niños y jóvenes de nuestras comunidades fue un intento de salvataje para “copiar y pegar” la forma en que aprendemos en la presencialidad, en el contexto virtual. Y para muchos, no funcionó. ¿Qué podemos aprender de esta experiencia?

      • Algo profundo pasa entre los jóvenes universitarios turcos que preocupa a Erdogan y su élite, por lo que no han dudado en reprimir, negar y criminalizar dichas expresiones estudiantiles. Los estudiantes y académicos de Bósforo dan quizá la última batalla por la libertad de expresión e investigación en Turquía.

        • La región del Medio Oriente se caracteriza por la variedad de eventos y acontecimientos geopolíticos y religiosos a lo largo de la historia, los cuales conducen a las sociedades de la zona a adaptarse o cambiar según la época. El último de estos, del cual seguimos comprendiendo sus consecuencias y efectos hasta el día de la fecha, fue la primavera árabe (2010). Como resultado, podemos destacar el gran “terremoto” sufrido en la escala de valores de los millones de ciudadanos de los distintos estados actuales que forman el Medio Oriente. 

El Congreso Judío Latinoamericano brinda espacio en la revista Coloquio para que los autores expresen sus puntos de vista, opiniones e investigaciones sobre los temas tratados. Los autores de las notas no forman necesariamente parte del Congreso Judío Latinoamericano y sus opiniones son personales.