Mientras el Papa Benedicto XVI deja su cargo, un grupo de sacerdotes de América Latina estudia en Israel

"La experiencia de compartir y aprender, rompe prejuicios, construye entendimiento" afirmó Claudio Epelman, director del CJL.

“Cuando nos reconocemos como diferentes, escuchando, podemos construir respeto para estar juntos”. Así expresó Claudio Epelman, director del Congreso Judío Latinoamericano, en referencia al viaje que realizan los sacerdotes y rabinos a Israel. Agregó que “la experiencia de compartir y aprender, rompe prejuicios, construye entendimiento. Buscamos incrementar la cooperación entre el futuro liderazgo de la Iglesia Católica y los líderes judíos de Latinoamericana, en la enseñanza de los valores comunes, el respeto mutuo y el apoyo al Estado judío, lo que añadirá fuerza a nuestras comunidades”, concluyo Epelman.

La delegación de jóvenes sacerdotes católicos de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay se encuentra en medio de un programa de capacitación entre judíos y católicos en Israel. El seminario es el resultado de una alianza entre el Congreso Judío Latinoamericano (CJL), el Congreso Judío Mundial (CJM), y el Centro para el Entendimiento y Cooperación Judeo-Cristina en Israel (CJCUC)

“El Congreso Judío Mundial, desde hace mucho tiempo estableció buenas relaciones con los líderes de la Iglesia Católica. Estamos orgullosos de participar en este esfuerzo, junto con el Congreso Judío Latinoamericano. El desarrollo de estas amistades será cada vez más importante tanto para Israel como para América Latina ”, dijo Betty Ehrenberg, Directora Ejecutiva de la Sección Norteamericana del Congreso Judío Mundial.

El programa contará con una serie de seminarios cada año y sentará las bases para programas educativos para católicos y judíos que fomenten una mayor comprensión del judaísmo y de Israel, en las comunidades de América Latina, a través de la amistad y el diálogo. Este seminario destaca el momento crucial en la historia moderna de la Iglesia Católica cuando en 1965 repudió los cargos de deicidio y condenó toda forma de antisemitismo, creando el sendero que conduciría al establecimiento de las relaciones oficiales entre la Santa Sede y el Estado de Israel en 1996.

“El día en que el Papa Benedicto deja su cargo, su legado de construir puentes entre los Judíos y los Cristianos continuarán en estos jóvenes sacerdotes”, dijo el fundador y rector del CJCUC Rabino Shlomo Riskin. “Hay una profunda necesidad de que los avances académicos de los últimos cincuenta años en el tema de diálogo entre judíos y católicos sean llevados a los niveles parroquiales y las sinagogas”, agregó.

“A medida que el centro de gravedad de la Iglesia Católica se desplaza hacia América del Sur y África, es de vital importancia crear nuevas amistades entre los futuros líderes de la Iglesia Católica en América Latina y el pueblo judío”, dijo David Nekrutman, Director Ejecutivo, CJCUC .