¿Qué es el Sionismo?

Significado e historia de un concepto del que mucho se escucha pero poco se sabe

El Sionismo es un movimiento político que apareció en el mundo a mediados del siglo XIX con el objetivo de incentivar el retorno de los judíos a Tierra Santa. Teodoro Herzl, su principal impulsor, nació en Budapest un 2 de mayo de 1860. Si bien estudió Derecho en Viena trabajó como periodista siendo corresponsal en París, y fue justamente en Francia que presenció un acontecimiento antisemita que lo impactaría profundamente que fue el juicio llevado a cabo al oficial Alfred Dreyfus de origen judío, a quien se lo acusó injustamente de haber proporcionado información secreta al gobierno Alemán.  En el mismo contexto donde se juzgó a este militar francés, la persecución a los judíos fue muy intensa tanto en Europa central como oriental. 


Theodoro Herzl

Las revistas antisemitas de ese continente advertían sobre los peligros que correrían los cristianos cuando los judíos tuvieran roles importantes en la prensa, la administración pública, la enseñanza y la abogacía. 

En este contexto de irracionalidad, Teodoro Herzl pensó que la única manera en que los judíos lograran la paz y la libertad era la creación de un Estado soberano para todos los miembros de esta colectividad. 

Todo su pensamiento lo dejó materializado en una obra llamada “El estado judío”, donde el autor “no considera la cuestión judía como una cuestión social ni religiosa, aunque ella se tiña con estos y otros colores. Es un problema nacional y para resolverlo tenemos que hacer de él un problema universal y político, que sería resuelto en el consejo de los pueblos cultos”.

Para materializar este proyecto, Herzl convocó a las comunidades judías al Primer Congreso Sionista, el cual se celebró en Basilea Suiza del 29 al 31 de agosto de 1897. El resultado de ese primer encuentro sentó las bases para establecer en Palestina un hogar para el pueblo judío que esté basado en la ley pública. 

Herzl murió el 3 de julio de 1904 sin poder ver el resultado de su lucha, pero sus seguidores continuaron su camino y buscando cooperación internacional, por lo que en los albores de la llamada gran guerra, alrededor de 1914, cerca de 85,000 judíos habían emigrado a Palestina.

El Sionismo de Teodoro Herzl y la recuperación del hebreo como lengua de uso corriente por parte de Eliezer ben Yehuda, generaron ese sentimiento de unión necesaria para pensar en formar la patria judía, esa iniciativa  fue alentada inicialmente por los británicos, ya que durante la primera guerra mundial requerían de apoyo para la toma de medio oriente, por lo que en noviembre de 1917, cuando aún no se veía con claridad el triunfo en la primera guerra mundial, Arthur Balfour, el secretario británico de asuntos exteriores, expresó que su país miraría con agrado la creación de un hogar nacional judío  sin embargo al terminar la guerra los británicos limitaron la llegada de judíos a Israel, pese a que la Liga de las Naciones no se oponía al establecimiento judío.