Israel, esto no es lo que somos

Nota de opinión del Presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder sobre la realidad actual en Israel, publicada en el New York Times

Para muchos israelíes, judíos y partidarios de Israel, el último año ha sido desafiante. En el verano de 2017, el gobierno de Israel se retiró de un acuerdo que habría creado un área de oración igualitaria en el Muro Occidental y propuso una ley de conversión estricta que afecta los derechos de los judíos no ortodoxos. 

Este verano, la Knéset aprobó una ley que niega la igualdad de derechos a las parejas del mismo sexo. Un día después vino la ley del estado-nación, que reafirma correctamente que Israel es un estado judío, pero también daña el sentido de igualdad y pertenencia de los ciudadanos drusos, cristianos y musulmanes de Israel.

El mes pasado, un rabino conservador fue detenido por el supuesto delito de realizar una ceremonia de boda no ortodoxa en Israel. En varios municipios, se hicieron intentos para interrumpir la vida secular mediante el cierre de tiendas en Shabat.

Estos eventos están creando la impresión de que las dimensiones democráticas e igualitarias del estado democrático judío están siendo puestas a prueba.

Israel es un milagro. Los judíos de la diáspora admiran a Israel, admiran sus asombrosos logros y lo ven como su segundo hogar. Sin embargo, hoy en día algunos se preguntan si la nación que aprecian está perdiendo el rumbo.

Durante 4.000 años, el pueblo judío fue visto como la brújula moral del mundo.

El movimiento sionista ha sido inquebrantablemente democrático desde un principio. Una gran escritura en su bandera leía: libertad, igualdad y derechos humanos para todos. También fue uno de los primeros movimientos nacionales en garantizar la igualdad total y el derecho al voto de las mujeres. Y cuando se fundó Israel, inmediatamente se convirtió en la primera y única democracia en el Medio Oriente. Su Declaración de Independencia garantiza "la completa igualdad de los derechos sociales y políticos para todos sus habitantes, independientemente de su religión, raza o sexo", así como una garantía de libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura.

Theodor Herzl, Chaim Weizmann, Zeev Jabotinsky, David Ben Gurion y Golda Meir siempre enfatizaron la necesidad de combinar el nacionalismo judío con el humanismo universal. Así que ahora, cuando el gobierno de Israel parece empañar el valor sagrado de la igualdad, muchos partidarios sienten que está dando la espalda a la herencia judía, el ethos sionista y el espíritu israelí. 

El tema en cuestión es ante todo uno moral, pero la nueva legislación del estado nación también puede tener graves repercusiones nacionales e internacionales. En Israel, aumentará el sentido de polarización y discordia. En el exterior, Israel puede encontrarse asociado con un sistema de valores quebrados y amigos cuestionables. Como resultado, los futuros líderes de Occidente pueden volverse hostiles o indiferentes al estado judío.

Trágicamente, las nuevas políticas no fortalecerán a Israel sino que lo debilitarán y, a la larga, pueden poner en peligro la cohesión social, el éxito económico y la posición internacional de Israel.

Pero la mayor amenaza es para el futuro del pueblo judío. Durante más de 200 años, el judaísmo moderno se ha alineado con la iluminación. Los judíos de la nueva era han fusionado nuestro orgullo nacional y nuestra afiliación religiosa con una dedicación al progreso humano, la cultura mundana y la moralidad. Conservadores y liberales, todos creemos en un sionismo justo y un judaísmo plural que respete a cada ser humano. Entonces, cuando los miembros del gobierno actual de Israel socavan involuntariamente el pacto entre el judaísmo y la ilustración, aplastan el núcleo de la existencia judía contemporánea.

Ya hoy, el principal desafío al que se enfrenta la diáspora judía es una brecha generacional profunda, que se acentúa más y más. En todo el mundo, y especialmente en América del Norte, los millennials judíos están planteando dudas que sus padres y abuelos nunca plantearon. El compromiso con Israel y las instituciones judías no es incondicional.

Pasar la posta a esta generación más joven ya es una tarea difícil, como atestiguan muchos líderes, educadores, rabinos y padres. Pero cuando el propio gobierno de Israel propone una legislación perjudicial, esta tarea puede ser casi imposible.

Si las tendencias actuales persisten, los jóvenes judíos podrían no acceder a una afiliación con una nación que discrimina contra los judíos no ortodoxos, las minorías no judías y la comunidad L.G.B.T.. Podrían no luchar contra el movimiento de Boicot, Desinversión y  Sanciones, es posible que no respalden a Israel en Washington y que no puedan proporcionarle la retaguardia estratégica que Israel necesita. 

No lo olvidemos: la gran mayoría de los judíos del mundo no se identifican como ortodoxos. Son tradicionales, laicos, conservadores, reformistas o completamente no afiliados. La ortodoxia debe ser respetada, pero no podemos permitir que la política de una minoría radical aliene a millones de judíos en todo el mundo. Somos un pueblo, pocos en número, y debemos dejar de sembrar la división entre nosotros. Una vez que estemos unidos, nuestro futuro será ilimitado.

Siempre he estado al lado de Israel y siempre lo haré. Pero ahora, como un hermano afectuoso, le pido al gobierno de Israel que escuche las voces de protesta e indignación que se escuchan en Israel y en todo el mundo judío. Como presidente del Congreso Judío Mundial, hago un llamado a los líderes israelíes para que reconsideren sus acciones destructivas durante este verano de desarmonía.

Esto no es lo que somos, y esto no es lo que deseamos ser. Esta no es la cara que queremos mostrar a nuestros hijos, nietos y la familia de naciones. Trabajemos juntos para cambiar el rumbo y garantizar que Israel continúe siendo el estado judío democrático que debe ser.

Por Ronald S. Lauder
Mr. Lauder es presidente del Congreso Judío Mundial.
Agosto 13, 2018