El Consejo de Seguridad Nacional, estrategia y realidad

Falta de confianza y respaldo político - Debilidad del liderazgo

Integraron las mesas redondas 3 políticos (Yair Lapid, Gideon Saar, Tzipi Livni), 3 ex Jefes de MALA´L (Efraim Halevy, Itamar Yaar, Uzi Arad coautor), 3 investigadores del INSS (Amos Yadlin, Yehuda Ben Meir, Limor Ben Har coautora).

Diálogo de expertos

En el Instituto para Estudios de la Seguridad Nacional, adjunto a la Universidad de Tel Aviv, se realizó un diálogo de expertos en oportunidad de la publicación de un libro redactado por el Prof. Uzi Dayán (ex asesor político del Primer Ministro y Jefe del CSN - Comando de Seguridad Nacional - según las siglas en hebreo: MALA´L) y la investigadora Limor Ben Har (ex Jefa Operativa del CSN), bajo el título “MALA´L - la lucha por su instalación y afianzamiento en la cúpula”. ed. Kineret Zamura-Bitán, 2016, 400 pág.

El libro describe los esfuerzos, las trabas y las discrepancias por instituir al más alto nivel institucional israelí un “Consejo de Seguridad Nacional”, como respuesta al interrogante de cómo es posible que Israel, un país agobiado por los desafíos de seguridad, no dispone de un organismo profesional apropiado para los temas de paz o de guerra o los períodos intermedios, como existe en otros países, a pesar que el tema aparece repetidamente en las recomendaciones de las comisiones investigadoras circunstanciales.

Por primera vez se tratan de esclarecer las iniciativas desplegadas durante los años por los distintos funcionarios designados para tales efectos, entrando a analizar el significado operativo de la labor en equipo, de la presentación de alternativas y de cómo se fija el orden de prioridades a nivel del Primer Ministro y del Gobierno todo o sólo del mini gabinete ministerial.

La inquietud

La reunión, que atrajo una importante participación de políticos, militares y académicos de altos rangos en diversos organismos y disciplinas, se dedicó a tratar de dilucidar la función central del CSN, el funcionamiento del mini gabinete de seguridad y la formulación de los objetivos y planes en temas de seguridad nacional. El “MALA´L” fué establecido en marzo de 1999, durante la primer cadencia de Binyamin Netanyahu como Primer Ministro, siguiendo las recomendaciones redactadas por la Comisión Investigadora de la Guerra de Yom Kipur de 1973.

Los considerandos de la nueva estructura ya se habían redactado en 1992, en una reforma de la Ley Básica en cuanto al Gobierno y su funcionamiento, estableciendo que “el Gobierno tendrá un equipo, que nominará y orientará el Primer Ministro, para asesoramiento profesional permanente en temas de seguridad nacional. El P.M. podrá instruir a tal equipo que se ocupe también de otros temas que considere necesarios”. Tuvieron que transcurrir 7 años hasta que tal disposición se pusiera en práctica.

Se entendía que se debían conservar en absoluto secreto las reuniones, recomendaciones y acciones del nuevo organismo, y hasta le fecha se acordó llevar a conocimiento público sólo algunas iniciativas como la construcción de la barrera divisoria entre Israel y los territorios en discrepancia con los palestinos, proyecto iniciado en 2002; el programa de la retirada unilateral y no concertada de la franja de Gaza durante la cadencia de Arie Sharon (2005), los programas de reubicación de la población beduina en el sur del país (2007), etc.

Cambios durante la marcha


A pesar de su nominación, MALA´L no logró afianzarse como organismo de importancia cuya consulta es imprescindible. Las áreas de jurisdicción nunca se detallaron en forma clara y el P.M. no estaba obligado por ley a atender a sus sugerencias y observaciones, como es el caso de la Fiscalía General.

En octubre 2007, a consecuencia de lo ocurrido durante la 2a. Guerra del Líbano y las resoluciones de la comisión investigadora designada posteriormente, se resolvió fortalecer al CSN, se estableció que su Jefe será el asesor del P.M. en temas de seguridad nacional, y que el Consejo preparará lo necesario previo al debate ministerial en cuanto a esos temas y los presupuestos requeridos.

Posteriormente, en diciembre 2016, a exigencias del ministro Naftali Bennett - líder del Partido “La Casa judía” - después de la operación “Peñón Firme” en Gaza y el tema de los túneles de Hamás, se determinó que un equipo profesional dentro de MALA´L se ocupará de mantener actualizados también a los ministros en cuanto a desafíos de seguridad nacional, y no sólo al P.M.

Falta de estrategia global

Con conceptos claros y términos precisos, el MK Yair Lapid - líder del partido opositor (“Yesh Atid = Hay Esperanza”) insistió que el problema está radicado en el liderazgo: según él, Netanyahu se opone a que MALA´L, frente a los ministros, exponga conceptos, propuestas, iniciativas, contrarios a sus propios criterios.

Además, los dos organismos - el mini gabinete ministerial para temas de seguridad y estrategia y MALA´L - no pueden funcionar eficientemente pues el P.M. no está interesado en que esto ocurra. Esto se manifiesta en los temarios de las reuniones, en la falta de respaldo a los factores especializados. Esto ocurre pues los riesgos políticos internos son muy complejos, la coalición gubernamental es muy volátil, y el P.M. desea evitar obstáculos a su forma de ver las cosas. De aquí, que prácticamente no hay reuniones en las que se analizan temas estratégicos en cuanto a la seguridad nacional y a su visión de futuro.

Lapid, quien fuera integrante del mini gabinete ministerial (2013-2014), destacó que durante su período en el gobierno (Finanzas) hubo sólo dos reuniones en las que se conversó sobre temas estratégicos, no se trataron aspectos presupuestarios en conjunto con representantes del Ejército, no hubo cobertura en los medios de las opiniones emitidas para evitar riesgos electorales.

De esta manera, ante la imposibilidad de exponer en forma coherente y amplia perspectivas que difieren de la opinión del P.M., ¿qué sentido hay que exista un mini gabinete ministerial especializado y que también funcione MALA´L?
Este tipo de anomalías no es exclusivo de los temas de seguridad. Por ejemplo, no hay estrategia concertada en cuanto a las relaciones con Rusia, todas las conversaciones se hacen en la “clandestinidad” y por funcionarios designados ad hoc. De aquí que se asumen conductas erradas: mucha bulla por los acuerdos de EE.UU. de proporcionar cierto tipo de armamento a Irán, y absoluto silencio cuando Rusia provee a Irán y por su intermedio a Hizbolláh importantes cantidades de una amplia gama de armamento y equipos militares.
Esta situación es imposible: Israel necesita un liderazgo que no tema tomar decisiones y que sepa asumir responsabilidades, destacó el parlamentario opositor Yair Lapid.

Solamente micro tácticas


El mini gabinete ministerial para temas de seguridad nacional y estrategia existe desde 1997, pero sus atribuciones jamás se redactaron en forma clara y completa. Cada Jefe de Gobierno actuó de acuerdo a su forma de ver las cosas y según su estilo propio de consulta, análisis y toma de resoluciones.

Según la experiencia del ex ministro Gideon Saar (Likud, Educación 2009-2012 + Interior 2013-2014), hay razones diversas para entender la incapacidad del mini gabinete:
•    se crearon organismos alternativos y/o paralelos, generalmente más reducidos y con menos matices multipartidarios;
•    el P.M. desconfía de los integrantes de su gobierno, desmerece sus opiniones y a menudo pone en duda sus capacidades y criterios personales;
•    teme por la difusión de secretos operativos y por la cita pública, con propósitos electorales, de reflexiones expresadas durante los debates específicos;
•    al faltar una estrategia general, prácticamente nos ocupamos de “micro-táctica”, tratamos de enfrentar cada desafío por separado y según las circunstancias del momento. Pero esto es crucial para todos los problemas que deben ser atendidos por el gobierno: la polarización social, la carestía de la vivienda, la erosión de los niveles educativos formales, etc. La situación actual indica que se evita asumir responsabilidades y se elude rendición de cuentas : es más cómodo para los políticos, pero es un síntoma de falta de madurez política, destacó Gideon Saar.

Coordinación interministerial

La MK Tzipi Livni, integrante del mini gabinete durante las cadencias de Arie Sharón, Ehud Olmert y Bibi Netanyhau, destacó el aporte de la Comisión Investigadora encabezada por el Juez (R) Elihau Winograd cuando estableció en su informe de 2008 que es imperioso que se establezca el MALA´L.

Resaltó la importancia de la acción negativa de los ministros correveidiles que se apresuran en hacer llegar a los medios fragmentos desligados de su contexto en busca de sensación y puntaje electoral. Desvirtúan y confunden.
Pero es imperioso también que haya una conducta apropiada por parte de los ministros que integran el gobierno de turno: no es posible que mientras las fuerzas armadas están en combate se critiquen en los medios de comunicación las tácticas operativas, los equipos militares utilizados y el orden del avance de las tropas, como ocurrió durante el último conflicto en Gaza. ¿Qué confianza podrán tener los soldados y oficiales en cuanto a las decisiones tomadas por los que los mandaron a luchar, cuando los ministros desvirtúan las medidas asumidas por el Jefe de Gobierno?

En sus palabras de resumen, destacó el Gral. (R) Amós Yadlin, Director del INSS, que los tiempos han cambiado pero las estructuras se anquilosan. Tal vez cuando el Primer Ministro también era Ministro de Defensa (p.e. David Ben Gurion) los desafíos eran tratados en forma más eficiente. Pero hoy las cosas son más complejas, las consideraciones políticas internacionales han tomado proporciones antes desconocidas, y todo ello refuerza la certeza de las reflexiones que aquí se han vertido y en las que coincidieron los ponentes.

CATEGORÍAS: Israel
ISSN: 1022-9833

El Congreso Judío Latinoamericano brinda espacio en la revista Coloquio para que los autores expresen sus puntos de vista, opiniones e investigaciones sobre los temas tratados. Los autores de las notas no forman necesariamente parte del Congreso Judío Latinoamericano y sus opiniones son personales.