Doctrina de seguridad

Acuerdo con Irán y dudas para Israel

Las potencias (China, Rusia, Inglaterra, Francia, Alemania y la Unión Europea), encabezadas por Estados Unidos, llevaron a cabo un nuevo acuerdo nuclear con la República Islámica de Irán, por el cual este país podrá, básicamente, producir cierta cantidad de uranio y seguir con su avance en el campo de la tecnología nuclear. Dicho pacto también termina por completo el bloqueo económico, el cual afectaba severamente a la República Islámica. Este último punto es importante entenderlo y tenerlo en cuenta debido a que el efecto de las sanciones económicas a Irán fue lo que condujo a diplomáticos iraníes a llegar a las conversaciones con representantes del gobierno de los Estados Unidos. Además, en este nuevo acuerdo, el control e informe de dicha producción nuclear, no solamente estará a cargo de la IAEA (International Atomic Energy Agency) quien controlará e informará sobre la producción, sino que también Irán formará parte del control en las distintas instalaciones nucleares y bases militares. 

Las distintas repercusiones y opiniones sobre este nuevo acuerdo con Irán genera todo tipo de discusiones y facciones a favor o en contra de este. La simple pregunta sobre si este nuevo acuerdo entre las potencias e Irán llevará a un Medio Oriente más estable produce a su vez más preguntas abiertas e inciertas sobre la nueva realidad, en donde Irán desarrolle armas nucleares. Obviamente que el país que más se niega a todo tipo de acuerdo con la República Islámica de Irán y critica este nuevo acuerdo, es Israel. Este mismo, es a su vez, el que más se siente amenazado por el desarrollo de este tipo de tecnología/arma en un país como Irán. Hay que recordar que desde la revolución Islámica en Irán en 1979, se fomenta la destrucción del Estado de Israel. Además, Irán es el país que “invierte” y alienta a grupos no convencionales (guerrillas: Hezbolah y organizaciones terroristas: Hamas), que se identifican con el mismo propósito. De las distintas facciones que se han generado por este nuevo acuerdo, hay que entender algo, que a veces países ajenos olvidan. Israel pertenece a ese “nuevo orden” dentro de Medio Oriente. Israel es un “Isla” en el medio de un mar de países árabes. Su preocupación por que Irán puede producir y levantarse como potencia nuclear en la zona, conduce a un cambio rotundo en el Medio Oriente y la posición de Israel en este.

Por esto, es importante entender y explicar, por qué a Israel le interesa tanto frenar el avance de este acuerdo con Irán al que lo colocaría como potencia Nuclear en Medio Oriente. Para ello, analizaré desde una perspectiva estratégica, a qué Israel le teme tanto de este nuevo acuerdo y cuáles serían sus consecuencias en un futuro bastante cercano.

Cambio o Reconstrucción de la doctrina de Seguridad Nacional

El problema principal de Israel no es la amenaza que Irán fomenta hacia este, sino que el nuevo acuerdo representa una realidad totalmente distinta y radical para Israel en Medio Oriente. Este nuevo trato entre las potencias e Irán tiene como propósito generar y crear un nuevo “orden silencioso” de la zona. Orden en el cual el campo diplomático sea el medio para conducir a una estabilidad. Israel no cree que esto sea posible. Las amenazas con la aniquilación del Estado Judío y su patrocinio al terror, son más que suficiente para creer que Irán no accederá al campo diplomático después de haber obtenido y llegado a una tecnología de armas nucleares. 

Como se mencionó anteriormente, el problema principal de Israel con este acuerdo, no es solo las distintas amenazas, sino la posición de este en la nueva realidad de Medio Oriente que las potencias, dirigidas por Estados Unidos, quiere crear. En este nuevo escenario, no solo que Israel se enfrentaría a una amenaza de armas no convencionales, sino que también Medio Oriente se transformaría en una “Guerra Fría” Nuclear. En donde dos lados poseen armas de nivel destructivo absoluto y evitarían el uso de estas, pero llevaría así una doctrina de Disuasión Nuclear entre ambos países. Por otra parte, provocaría una competencia continua en armamentos nucleares. Este sería el nuevo escenario de Medio Oriente para Israel si se decide seguir con el nuevo acuerdo con la República Islámica de Irán. Y en este, Israel tendría que reestructurar su doctrina de seguridad. Doctrina que se impone desde comienzos de los años 50’ fomentada y construida por el primer ministro Israelí David Ben Gurion. Conocida por el nombre de “The Iron Wall” (muralla de hierro), basada en el artículo de Zeev Javotinsky, se sustenta en tres grandes pilares. El verdadero problema para Israel con respecto al nuevo acuerdo entre las potencias e Irán, es que tendría que rearmar o cambiar su doctrina de seguridad – The Iron Wall. La misma que permitió y permite el éxito y existencia del Estado Judío hasta el día de hoy. 

Los tres pilares de la Doctrina de Seguridad de Israel: “The Iron Wall” 

Para poder entender los pilares de esta doctrina que Israel adopto desde los años 50’, hay que primero comprender el proceso por el cual se llegó a diseñar esta estrategia. 

El entendimiento de la asimetría numérica y asimetría de recursos naturales a favor de los países árabes en Medio Oriente, permitió a los líderes sionistas, encabezados por David Ben Gurion, llegar a tres importantes conclusiones. Estas formaron y representaron la doctrina de seguridad de Israel, a lo largo de toda su historia. La misma asimetría, que se caracteriza en todos los campos entre Israel y el resto de los países de su alrededor, será el obstáculo por el cual se basara toda la perspectiva de seguridad de Israel. Esta misma, se apoya en tres grandes pilares que darán soluciones a la asimetría: 

  • Fuerza bélica grande e Inteligente: La transformación del IDF (Tzahal), después de la guerra de Independencia 48’, en donde el pueblo forma el ejército. Servicio obligatorio para hombres y mujeres. Además, este se basa en fuerzas de reservas, el cual le permitirá a Israel poder defenderse ante cualquier amenaza. La explicación de David Ben Gurion, en este punto, fue que la asimetría entre los ejércitos es lo que define en los enfrentamientos y guerras. Otro punto es la inversión de Israel en la tecnología y la ciencia como parte de la fuerza. El mejor ejemplo es la “apuesta” de Israel en la fuerza área.
  • Acuerdo y cooperación con alguna potencia mundial: La “soledad” del Estado Judío en Medio Oriente trajo como entendimiento la necesidad de estar siempre en acuerdo y acompañado con alguna potencia mundial. Desde antes del levantamiento del Estado de Israel podemos ver esta cualidad. Al comienzo los líderes sionistas cooperaban con el mandato Británico. Luego, en la década del ‘50, el acercamiento con Francia, el cual permitió a Israel rearmarse antes del enfrentamiento en la península de Sinaí en 1956. Además, la cooperación entre ambos países produjo en Israel un cambio radical a nivel tecnológico. Finalmente a fines de los años 60’, Israel empieza su amistad “eterna” con Estados Unidos, la cual sigue hasta hoy en día. Resulta importante entender que en este punto no se habla de acuerdos o tratos escritos, sino de interese mutuos basados por una situación de “win-win” (ganancia mutua).
  • Doctrina de disuasión a través de armas no convencionales: La posibilidad que los países árabes de Medio Oriente ataquen a Israel y llegasen a provocar la extinción del Estado Judío, era muy posible. Israel necesitaba formar una doctrina que impida el avance de tropas enemigas, pero que además, estas pienses dos veces antes de atacar. La posibilidad de “el último combate” que provocase la extinción de Israel, era todavía posible. Para esto Israel necesitaba de alguna herramienta/arma, que la pudiese proteger y fortalecer aún más: The Iron Wall. La respuesta a esta situación, y como consecuencia de la segunda guerra mundial u Guerra Fría, armas no convencionales era la respuesta. Estas, permitirán al enemigo dudar y hasta temer de Israel. Israel es conocido como país con capacidades de armas nucleares en Medio Oriente. Esto no solo permitió diseñar The Iron Wall, sino que también, estableció a Israel como potencia frente a cualquier enemigo en Medio Oriente. 
Estos tres pilares en donde se apoya la doctrina de seguridad de Israel, desde la década del ‘50, tiene como objetivo: poder establecer paz en Medio Oriente o que el enemigo reconozca la existencia del Estado Judío. Estos mismos, permitieron el éxito de dicha doctrina a lo largo de los 67 años que tiene Israel. Una cualidad que tiene también esta doctrina es el poder entender la época en la cual vive y así re-adaptarse según las necesidades. Pero sin dejar de cambiar la esencia de estos pilares.

¿Por que Israel no puede permitir que Irán llegase a convertir en potencia Nuclear?

El acuerdo entre Irán y las potencias, no solo provoca un desequilibrio e inestabilidad en Medio Oriente, sino que también, generaría una nueva perspectiva de seguridad para Israel. No solo tendrá que dar frente a grupos no convencionales con acceso a este tipo de armas, sino que además, tendrá que lidiar con otra potencia nuclear en Medio Oriente. 

Desde el momento que otro país en Medio Oriente llegase a producir armas nucleares, automáticamente Israel pierde uno de sus tres pilares. The Iron Wall, tendrá que re-construirse o cambiar. La política de disuasión con armas no convencionales de Israel, ya no tendrá más efecto. Este es el verdadero “obstáculo” que tiene Israel a futuro, si Irán llegase a ser potencia Nuclear. La superioridad de Israel en Medio Oriente y su papel en el que hoy es potencia, recaería de forma radical. Además y como se ha comentado en párrafos anteriores, generaría una situación de Guerra Fría dentro de Medio Oriente. 

¿Incertidumbre?

Realmente es difícil saber qué es lo que realmente pueda llegar a pasar, si Irán se transforma en una potencia nuclear con capacidades de producir armas de este tipo. Distintas estimaciones y escenarios posibles por parte de Israel, en donde el mapa geopolítico de la zona, cambiaría de forma radical. Esto debilitaría automáticamente a Israel y obliga a este a cambiar y diseñar una nueva doctrina de seguridad nacional. 

Es importante entender el poder absoluto de destrucción que genera una bomba nuclear. El mundo entero observó el poder de esta al término de la segunda guerra mundial. Es por esto que durante la guerra fría se impidió llegar a una solución en la cual este tipo de arma este involucrada. El arma más eficaz y potente, es aquella que no se usa por miedo a lo que esta podría llegar a hacer/destruir. En eso se basó y se basa la política de disuasión Israelí. 

Por último hay que recordar que ya hubo intenciones en Medio Oriente en llegar a producir armas nucleares. Irak, en donde en 1982, las mismas instalaciones nucleares fueron destruidas. Lo mismo en Siria en el 2007. Estos, según fuentes, fueron atacados por la fuerza área de Israel. Es incierto que es lo que va a pasar con Irán, lo que sí sabe es que anteriormente no se permitió (las distintas potencias e Israel), que hayan más países en Medio Oriente con potencial de Nuclear.

ISSN: 1022-9833

El Congreso Judío Latinoamericano brinda espacio en la revista Coloquio para que los autores expresen sus puntos de vista, opiniones e investigaciones sobre los temas tratados. Los autores de las notas no forman necesariamente parte del Congreso Judío Latinoamericano y sus opiniones son personales.