La evolución tras la revolución: Egipto, Israel y los Estados Unidos

N de E: Artículo publicado originalmente en inglés bajo el titulo de "Evolution after Revolution: Egypt, Israel, and the United States", en "The Israel Journal of Foreign Affairs", volumén 7 número 1, enero 2013.

Cuando ocurren eventos totalmente inesperados y sin precedentes, los seres humanos no tienen otra opción que comprenderlos en términos del pasado. Cuando los egipcios se levantaron en conjunto para expulsar para siempre a su líder en 2011, hubo paralelos regionales (unas pocas semanas antes en Túnez y décadas antes en Irán) y otros paralelos de períodos previos de la historia egipcia (como la revuelta de 1919 contra el dominio británico, un evento que, al igual que la revolución de 2011, sorprendió completamente a los supuestos líderes). Pero la mayoría de los egipcios rápidamente cayeron en los términos que habían aprendido en el período entre 1952 y 1954, con vocabulario familiar (“revolución”) y actores conocidos (oficiales del ejército, los Hermanos Musulmanes, una generación nueva, fuerzas no islamistas desorganizadas pero articuladas).

Los observadores extranjeros, menos familiarizados con estos eventos, llegaron a otros paralelos. La tendencia de los estadounidenses fue vacilar entre la idea de que había similitudes entre los eventos de Egipto y las “revoluciones de colores” de Europa Central y del Este y la preocupación de que lo que estaba sucediendo era en realidad una repetición de la revolución iraní. Los israelíes tendieron a gravitar hacia este último concepto, tal vez temiendo de manera reflexiva que cada vez que una multitud de la sociedad de Medio Oriente se reúne en las calles, los resultados son desagradables para cualquiera de las partes involucradas.

Lo que es claro, casi dos años después de la renuncia forzada de Mubarak, es que ninguno de estos paralelos nos ayudó a comprender el rumbo probable de la política egipcia. El nuevo sistema político de Egipto se encuentra aún en proceso de evolución y se está convirtiendo en algo totalmente diferente. El escenario nacional es difuso e incierto, y la sorpresa es su única constante.

A nivel internacional, hasta el momento, la situación ha sido precisamente lo contrario. De hecho, entre las secuelas de la revolución egipcia de 2011 se destaca el hecho de que la política regional se ha mantenido muy normal. El actual presidente de Egipto luce una barba y habla de la Shari’ah islámica, pero su política exterior se diferencia básicamente del estilo y énfasis que exhibía su predecesor, quien estaba siempre bien afeitado y se había perpetuado en el poder. El cambio en la política egipcia está en marcha, pero en lo que se refiere a la política exterior y de seguridad, la consigna pareciera ser evolución en lugar de revolución. Los motivos se ven claramente. Sí, el apoyo de la causa palestina está sumamente arraigado en la cosmovisión de los Hermanos Musulmanes. Sí, Hamas se presenta orgullosamente basado en el modelo de los Hermanos Musulmanes de Egipto y como el “movimiento matriz” que cuida de su filial como si fuera un desprendimiento totalmente legítimo. Y sí, a todos aquellos que conocíamos a Muhammad Morsi antes de que asumiera la presidencia, nos parecía diferente del resto de los líderes de la Hermandad. En general, los demás parecían educados y de voz suave, mientras que Morsi era irritable y en particular no tenía ganas de agradar. Durante la campaña presidencial, la mayoría de los egipcios se asombraron más con el volumen de sus discursos que con la naturaleza de su retórica.

Pero, sobre todo, Morsi es un producto leal del movimiento. A otros líderes de los Hermanos Musulmanes que lograron ser reconocidos antes de unirse al movimiento (por ejemplo, como líderes estudiantiles) siempre les resultó difícil adaptarse. En cambio, toda la vida política de Morsi tuvo lugar dentro de la Hermandad y, si bien ha abandonado su posición de liderazgo en el movimiento (así como en su desprendimiento, el Partido de la Libertad y la Justicia), ha absorbido completamente la cosmovisión de los Hermanos. Y eso no conduce ni al deseo de olvidar la causa palestina o ni a priorizarla por el momento. De hecho, las prioridades a corto plazo de los Hermanos son claras, y de naturaleza nacional. El enfoque actual está en gobernar, y esto significa lidiar con el poder militar y judicial, administrar la economía, superar a la oposición, prepararse para las olas de elecciones y conducir el proceso de transición. No significa entrar en peleas con Israel o los Estados Unidos. El movimiento ha logrado comprender lo que los interlocutores occidentales necesitan oír y ha aprendido a decirlo: que honrará las obligaciones internacionales de Egipto y que no hará modificaciones unilaterales en el tratado de paz con Israel. Y también ha aprendido a colocar la mayor parte de la carga de la relación con Israel en otras estructuras, principalmente en el aparato militar y de seguridad.

Por supuesto, Israel no puede ignorar que el actual presidente de Egipto proviene de un movimiento que ha sido por mucho tiempo hostil frente al Estado de Israel y que ha cruzado la línea entre el antisionismo y el antisemitismo demasiadas veces. Incluso el lenguaje de Morsi desde que asumió la presidencia ha sido reservado y cauteloso, pero no ha hecho nada en repudio de sus declaraciones pasadas o las de la Hermandad.

Aún así, existen diferencias en el énfasis de la política exterior posrevolución. El liderazgo islamista de Egipto trata a los dos gobiernos palestinos (el de Ramallah y el de Gaza) como pares, y considera seriamente la reconciliación como una meta. Si bien el régimen de Mubarak demostró estar alejado de la posibilidad de ser un mediador ecuánime entre Hamas y Fatah, el gobierno de Morsi no tomará partido. Esta neutralidad provoca cierto grado de frustración en los círculos de Hamas, que había puesto grandes esperanzas en la revolución egipcia. Hamas creyó que un amigo llegaba al poder en El Cairo. Pero si Hamas considera que el cambio ha sido incompleto, al menos los eventos parecen ir en su favor. El liderazgo en Ramallah se está quedando sin opciones, lo que significa que si los líderes de Egipto son capaces de lograr algún tipo de acuerdo de reconciliación, los términos serán más favorables para Gaza de lo que hubieran sido uno o dos años atrás.

También existe otra diferencia en el énfasis. Bajo el liderazgo de Hosni Mubarak, las relaciones entre Egipto e Israel se habían enfriado, pero la disputa bilateral entre ambos países se resolvió en gran parte. Bajo el liderazgo de la Hermandad, esto no es tan claro. Sí, se continuará respetando el tratado. Y sí, la idea de una nueva pelea con Israel apela a la sensibilidad de muy pocos egipcios, a la mayoría de los cuales les desagrada Israel, pero a quienes una guerra les parece aún menos oportuna. Pero Morsi ha aprendido a hablar en plural, ya no en singular, de los Acuerdos de Camp David, y ha recordado deliberadamente que Anwar Sadat y Menachem Begin firmaron dos acuerdos, uno que es la base del tratado bilateral y el otro, un marco no ejecutado para resolver el conflicto palestino-israelí. Sin embargo, la distinción entre estos dos senderos ya no es tan clara en las mentes de los líderes de Egipto.

Israel, le guste o no, finalmente deberá ajustarse a la nueva realidad en El Cairo, aunque tendrá bastante tiempo para hacerlo. Desde el punto de vista israelí, la situación actual es un respiro, pero a largo plazo podría parecer más bien una pausa ominosa. La cuestión es cómo usar la calma extrañamente provista por el levantamiento islamista en África del Norte.

Una alternativa sería aprovechar la oportunidad para permitir que el proceso de reconciliación palestina avance y, en consecuencia, que vuelva a surgir un socio en la negociación. Tal vez, al mismo tiempo, los Hermanos Musulmanes podrían ser convocados en relación con su deseo de renegociar el tratado de paz. Por ejemplo, una presencia más fuerte de la seguridad egipcia en Sinaí podría ser útil para Israel y permitir que la Hermandad reclame una victoria propagandística y, en el proceso, enredar al movimiento para que legitime una relación por el tratado que rechazó una generación atrás. Este conjunto de enfoques probablemente tendría costos reales para Israel, en términos de cambios en las posiciones de larga data con respecto a los enemigos implacables. A medida que Israel acepta la muerte (o hibernación) de la solución de los dos estados, el mayor afianzamiento de Hamas y el deterioro de su posición estratégica en la región, esta primera alternativa podría incluso forzar a ambos extremos de la derecha e izquierda del espectro político israelí a reconsiderar qué es posible alcanzar.

Una segunda alternativa para Israel es no hacer nada. Con esta opción, Israel efectivamente usaría la calma relativa para afianzarse aún más en la Ribera Occidental, ya sea por intención o por falta de atención. Podría llegar tan lejos como para anexar toda o parte de la Ribera Occidental, ya sea de hecho o de derecho, con la esperanza de que el deterioro del movimiento nacional palestino sea permanente. Y podría lidiar con la situación que se desarrolla en Egipto simplemente buscando garantías de los Estados Unidos sobre cuál será la política egipcia en el largo plazo. La pelea reciente en Gaza demuestra que dicho enfoque podría ser funcional para las necesidades de Israel en el corto plazo (aunque sus consecuencias a largo plazo sean menos prometedoras).

Por el momento, la primera alternativa parece constituir un riesgo estrafalario; mientras que la segunda se respalda en un elemento de inercia muy fuerte. Por lo tanto, no existen muchas dudas acerca de qué decidirá Israel. Pero cabe destacar que los riesgos de la segunda opción podrían ser más importantes de lo que parecen. Los costos de dicha inercia para las relaciones de Israel con la mayoría de los estados se han oscurecido solo porque los ciudadanos israelíes se han habituado a las denuncias diplomáticas y a los votos y las censuras de las Naciones Unidas. También se han oscurecido debido a la continua estrecha relación con los Estados Unidos. Si bien se ha hablado mucho acerca de la mala química entre el Presidente Barack Obama y el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, el caso es que Washington continúa viendo el conflicto entre israelíes y palestinos básicamente a través de los ojos de Israel. Esto tal vez no sea tan evidente para el extremo derecho del espectro político de Israel (probablemente porque en los Estados Unidos, el Ejecutivo tiende a tener una perspectiva similar a la de la centro-izquierda israelí). Pese a toda la irritación con el tenor de las declaraciones de los Estados Unidos sobre cuestiones como los asentamientos, cualquier observador de la política palestina se siente golpeado por el hecho de que los Estados Unidos hacen oídos sordos a los problemas de los adversarios de Israel. Washington intenta suavizarlos con promesas de actividad diplomática y discursos sobre revivir el proceso de paz. Les suplica que suspendan parte de su actividad diplomática, ignorando completamente que estas cuestiones ya no tienen significado para la desesperada población palestina.

Podría esperarse que un observador proveniente de Washington recomendara un rumbo a corto plazo para los Estados Unidos. Pero no está claro que exista una estrategia a corto plazo viable para los Estados Unidos, excepto esforzarse por continuar con la calma. Lo que debería ser preocupante, tanto para los Estados Unidos como para Israel, es que los cimientos del enfoque estadounidense en la región podrían estar cambiando radicalmente. En consecuencia, una continuidad a corto plazo no ocultará la realidad acerca de que los eventos de Egipto podrían provocar un temblor en las actitudes de larga data de los Estados Unidos. Dos de los pilares de la política de los Estados Unidos en el mundo árabe desde la década de 1970 - una relación cercana con un régimen egipcio autoritario y la búsqueda de un proceso de paz - han colapsado en los últimos años.

En la actualidad, los Estados Unidos han reaccionado con una agilidad táctica, pero además han demostrado que también pueden sucumbir a la enfermedad regional de dejar las decisiones estratégicas esperando hasta mañana. Y esto no funciona ni para los Estados Unidos ni para Israel. Los Estados Unidos aún cuentan con fuertes activos económicos, militares y diplomáticos, y su capacidad para mediar en la relación entre Egipto e Israel ha sobrevivido a los cambios de los últimos dos años. Tal vez sea tiempo de recurrir a estos activos antes de que pierdan su valor.

ISSN: 1022-9833

El Congreso Judío Latinoamericano brinda espacio en la revista Coloquio para que los autores expresen sus puntos de vista, opiniones e investigaciones sobre los temas tratados. Los autores de las notas no forman necesariamente parte del Congreso Judío Latinoamericano y sus opiniones son personales.